Jueves, 13 de noviembre de 2014

La ciudadanía vive aterrada por el escándalo, extensión y arraigo de la inmoralidad, por la pérdida de todo sentimiento de honradez y nobleza, por el negro agujero del latrocinio generalizado y en especial, por el trinque muy cualificado que se han permitido ciertos mangantes ilustres hasta ese momento, miseria que no perdona este pueblo herido y sufriente de tantos descalabros; este latrocinio nunca creímos que se daría en España; se enciende el furor y el espanto; la gente está hastiada y enfurecida por esta partitocracia engreída, por estas 'autonosuyas' de derroche y esta panda de políticos inútiles y ladrones, que sólo saben figurar, despilfarrar y vivir sin trabajar a costa del Erario.

            Y, en ese fétido charco, han de respirar familias sin trabajo y sin medios de subsistencia, al amparo de la caridad; muchos han de emigrar para alimentar a los hijos,  o trabajar sometidos a los dictados de la patronal y en situaciones de miseria; todo ello mientras políticos y los sindicatos mayoritarios viven como señoritos, hartitos de subvenciones estatales y patronales amén de los dineros de los cursos repartidos entre sus dirigentes. Y no dimiten, ni explican su bonanza ni devuelven un duro de lo trincado. ¡No tienen vergüenza!

            España no puede sostener este derroche de políticos todos colocados con buenos sueldos, en el Congreso, Senado y T. Constitucional, estos dos suprimibles, pues sólo sirven para gastar y cobrar, Comunidades autónomas, diputaciones, ayuntamientos, son más del doble que en Alemania, Francia y Reino Unido. Muchos de estos además de los cargos y carguetes disfrutan de opíparas canojías: pensiones blindadas, dietas varias de viajes, vivienda y móvil, gastos de representación y otros diferentes complementos, todo a cargo del fondo público; y para colmo, muchos de ellos andan inventando manejos para sustraer milloncetes de las cajas públicas.

            España ha padecido innumerables casos de corrupción, de sobra conocidos, que atañen a PP, PSOE, CIU y a UGT, CCOO y CEA, a los Pujol y a los Urdangarines; se añaden los EREs, los Cursos de formación, el hundimiento de Banca Catalana, Bankia y el desfalco de las Cajas de Ahorros por consejeros participantes de los partidos y sindicatos; y, ahora, la 'Púnica'. Es todo una balsa de despilfarro, fracaso y desencanto, una pingüe macro-estructura de mangancia y trinque. La Junta de Andalucía ha sido víctima de la corrupción, pero ni la Presidencia actual ni la anterior han cortado y limpiado la era de una vez, en lugar de limitarse a aguardar la actuación de la Justicia. Gasto y despilfarro es lo que han traído las “autonosuyas”; aquí son ya 40 años de “cortijo” particular de los socialistas y diez con IU, tiempo en que sobresalen el desempleo y el clientelismo; mientras  España tiene una tasa de 23% de paro y está bajando, en Andalucía cuenta con un millón y medio de parados que supone una preocupante tasa del 35%, y va en aumento. Nuevos datos (EL MUNDO 12-8-14), conectan entre sí algunos de los escándalos más sonados de Andalucía, lo que agrava el presentimiento de que la corrupción en esta región constituye una enorme madeja como la de Cataluña; este presentimiento resulta justo, al constatar que uno de los protagonistas del ”caso ERE” fue el que dio a la juez Alaya la pista del fraude sobre las ayudas a los parados; y esta causa propició a su vez la investigación de las facturas falsas de UGT y las pesquisas sobre el ex consejero socialista –¡menudos consejos daría este!-.

            Y el ciudadano anda subyugado y callado, airado e indignado, votando o absteniéndose, pero sometido. ¿Será que con el conque de la libertad y la democracia, nos llevan a una especie de dictadura? Aquí el ruido constante de esta modernidad vacía de valores tradicionales y morales confunde la claridad de ideas; y en esas, en cuanto menos se espera aparece un listillo lanzando zarpazos de una verdad infecta, urdida y atrapada, copiada sin decoro de galaxias ya caducas y ruinosas.

            Tres hechos de gran calado amenazan, como virus mortal, la estructura de España: La Secesión. En segundo lugar, el galopante ascenso del grupo político 'Podemos' con su periclitada ideología comunista y sus simpatías dictatoriales. Y tercero, el Yihadismo. El Estado Islámico (IS), probablemente, la organización terrorista más poderosa y feroz de la historia, sueña con ocupar Al-Ándalus, ya ha amenazado con su conquista, pues es la tierra de 'nuestros abuelos', dicen; y Al-Ándalus no se crea que es sólo Andalucía. Más de 1.200 marroquíes se han incorporado al IS; en sus filas hay también medio centenar de españoles o extranjeros residentes en EspañaEs perentorio y vital tomar muy en serio estas amenazas, ahora, ya, sin mayor dilación, mañana puede ser demasiado tarde. Todas las fuerzas políticas deben de unirse y, mediante un gran pacto nacional, salvar la España de nuestro hijos y nietos.


Publicado por CamiloVMUDARRA @ 20:00  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios