Jueves, 27 de marzo de 2014

Se está produciendo un cambio de ciclo vital, pasamos de la postmodernidad a la edad tecnológica, hay otros modos de vivir, se han perdido muchos usos de nuestra tradición y la mentalidad es otra, la juventud vive y adopta unas formas muy alejadas de las de sus mayores.

         Un mundo que permite la pobreza y la desigualdad es fundamentalmente injusto; hay ya unos millones de familias al borde del hambre. Es preciso imponer en este mundo de miseria el justo reparto de la riqueza. Pero, el problema no reside en la pobreza, sino en la desigualdad. La ONG Intermón Oxfam, organización internacional que lucha contra la pobreza y la injusticia, ha publicado un informe en el que denuncia que "la desigualdad económica crece rápidamente en la mayoría de los países"; el propio Foro Económico Mundial considera que "esta desigualdad supone un grave riesgo para el progreso de la humanidad". Se denuncia que las élites económicas "están secuestrando el poder político, para manipular las reglas del juego económico". Y España es uno de esos sitios con mayor desigualdad económica global, la cual viene causada por el aumento de la pobreza, al tiempo que crece riqueza de los más ricos, hecho que supone una seria amenaza para el “progreso humano”; los datos son “escalofriantes”: Los 85 más ricos del mundo suman tanto dinero como los 3.570 millones de pobres en el mundo, y los 20 españoles más ricos ganan tanto como los 9,4 millones de españoles más pobres. Según sus propios datos, casi la mitad de la riqueza mundial está en manos de sólo el 1% de la población y sólo en EEUU, el 1% más rico ha acumulado el 95% del crecimiento total posterior a la crisis desde 2009, mientras que el 90% más pobre de la población se ha empobrecido aún más.

         Cáritas ya alertaba también del aumento de la desigualdad en España, por ser el país en el que más está aumentando la pobreza, a causa de la propia dinámica de los hechos, paro, recortes, privatizaciones, reducción de salarios, que no conducen a otro punto más que a un “crecimiento clarísimo de la desigualdad”, de la pobreza y la exclusión social; las 20 personas más ricas en España poseen una fortuna similar a los ingresos del 20% de la población más pobre, explica la Organización. "Que no se haya hecho recaer el esfuerzo económico, al enfrentar la crisis en quienes tienen más recursos, junto con la impunidad con que se ha tratado a los responsables de la debacle financiera, unido a la falta de una actuación clara y contundente contra una corrupción cuyas evidencias se multiplican día a día, suscita una tensión insoportable en la sociedad", señala.

         "La crisis económica, financiera, política y social que padece España se origina precisamente en esas dinámicas perniciosas por las que el interés público y los procesos democráticos han sido secuestrados a causa de los intereses de una minoría", explica el director de Intermón Oxfam. El informe destaca que este foro mundial ha identificado la creciente disparidad de ingresos como el segundo riesgo más importante a nivel mundial, pues piensa que "está socavando la estabilidad social y atenta contra la seguridad a escala global". "No podemos pretender ganar la lucha contra la pobreza sin abordar la desigualdad; esta creciente lacra está creando un círculo vicioso en el que la riqueza y el poder están cada vez más concentrados en manos de unos pocos, dejando al resto de la ciudadanía las migajas", añade el responsable de la organización. El informe explica que "el caso de España es especialmente preocupante" por el efecto de la crisis financiera y de las políticas que se han adoptado, "que han castigado de manera especial a las clases medias y a las personas más desfavorecidas".

         En sus propuestas, pide que los países se comprometan a no utilizar paraísos fiscales para evadir impuestos, que no se utilice la riqueza económica, para obtener favores políticos, que las inversiones sean públicas y que se destine la recaudación fiscal a proporcionar al ciudadano sanidad, educación y protección sociales universales. Intermón Oxfam plantea la urgencia que existe en "tomar medidas claras para reducir la desigualdad, acabar con la riqueza y la pobreza extremas y poner en marcha los mecanismos que prevengan el que los intereses de las élites económicas y financieras sean los que imperen y marquen el rumbo político, en detrimento de los intereses de la mayoría de la población.

 


Publicado por CamiloVMUDARRA @ 21:15  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios